10 preguntas a Gala Limon.

Descubre qué es lo que la ha llevado a ser una de las diseñadoras de moda mexicanas más reconocida en París.

 

Gala Limón es una empresaria mexicana que ha dedicado su carrera  a construir y generar consciencia a través de su obra. Su marca Gala Limón presenta un mensaje de libertad y de amor a la vida, así como planteamientos metafísicos sobre el milagro de la existencia y el reconocimiento del poder ilimitado del espíritu humano.

Lo que la impulsó a venir a París fue el valor y el potencial que reconoce en la singularidad de su marca, decidió venir para conocer de cerca el sistema de moda y el lujo  internacional y así poder guiar de la mejor manera la dirección de su crecimiento. El año pasado presentó su colección Adela, como un manifiesto de identidad y fortaleza de la mujer mexicana.

En París actualmente trabaja en la casa Martin Margiela bajo la dirección de John Galliano  y el año pasado trabajó para la casa Balmain donde ha cultivado sus talentos como diseñadora.

Ha trabajado como consultora de innovación y creatividad para el desarrollo de marcas así como promotora de la cultura, emprendedora en diversas instituciones Internacionales. Su motivación es impulsar la innovación y propulsar la renovación de los sistemas sociales, promover un sistema laboral que demuestre respeto, amor por el mundo y por la vida humana.

 

¿Cómo fue que te interesaste por el diseño de modas?

Creo que es un medio de expresión magnífico y complejo. De niña me gustaban mucho las caricaturas me acuerdo que una vez le pedí a mi tía Lucy que me dibujara  un caballero del zodiaco que salía en Caritele (programa de TV) me dibujó uno idéntico a lápiz en unos segundos. Me sorprendí tanto, me pareció como si hubiera hecho magia y  por primera vez dije que quería ser arquitecta de grande como ella, pero realmente era porque sabía dibujar bonito. Luego mi tía comenzó a regalarme libros de arte y entré junto con mi mamá a clases de pintura. En la escuela mi materia favorita siempre fueron las artes plásticas. Después en la adolescencia hubo varias películas que marcaron mi manera de ver el mundo  y quería estudiar cine y comunicación.

Finalmente eran tantas cosas las que me interesaban entre el arte, cine, mercadotecnia e imagen, que el diseño de moda me pareció una amalgama de todas ellas. Y aún más hoy en día que la comunicación de moda ha aumentado su producción digital, cinematográfica y de performance uno puede inventarse lo que quiera todo es posible en el mundo de la moda.

 

¿A quiénes consideras tus maestros?

Mis padres son mis mayores maestros. Me enseñaron a creer y trabajar en mis ideas, ser autocrítica y dar lo mejor de mí y de  mi entorno. Así como a ser responsable de mi felicidad y de cómo decido sentirme y responder ante las circunstancias. Mi papá Galo Limón es la persona más generosa que conozco es súper divertido, bromista, alegre y considerado con los demás, él me ha enseñado a vivir con magia.  Es muy innovador y creativo un hombre que sostiene su palabra con acciones. Por otro lado mi mamá es una persona muy amorosa, paciente, inteligente y también muy divertida, siempre sabe escucharme y darme sabios consejos. Sé que siempre puedo contar con ellos son mis mejores amigos y los seres en los que más confío en este mundo.

 

¿Hay algún diseñador o artista en general, por quien sientas una gran influencia?

Los artistas que más me influyen son del medio musical en específico  Café Tacuba, Calle 13, Mew, Chilly Gonzales, Animal Collective, Múm y Bjork. Son artistas con los que me identifico mucho. Y en cuanto a diseñadores  el trabajo de Martin Margiela y Hussein Chalayan impactaron en mi visión sobre la moda y han marcado la historia. Pero los primeros que tocaron mi closet y mi corazón cuando tenía 13 años fueron las marcas mexicanas Grypho,  Julia y Renata.  Aun así mi trabajo dista mucho de su estilo y mensaje.

 

¿Qué aporta a tu trabajo vivir en una ciudad como París?

Vivir en París me ha permitido  conocer mejor el sistema de la moda internacional, y prospectar  de diversas maneras el crecimiento de mi marca. Esto ha sido gracias  al trabajo que realicé en mi colección “Adela” para presentarme durante Paris Fashion Week  y al trabajo que he realizado desde el interior de las casas de moda como Balmain, Emanuel Ungaro y actualmente Maison Margiela bajo la dirección artística de John Galliano.

París también me enriquece a nivel emocional  al conocer a tanta gente con visiones del mundo tan distintas de las mías y al vivir el arte en todas sus infinitas manifestaciones que está presente con tan solo pasear por la ciudad.

 

¿Crees que es importante que las nuevas generaciones de diseñadores busquen una forma más sustentable de realizar sus colecciones?

Sí, creo que el mérito hoy en día no es solamente conseguir  una propuesta estética sólida, sino una propuesta de producción de moda innovadora que sea respetuosa con el ambiente y que dignifique el trabajo humano. Y más allá de llamarle mérito creo que el futuro próximo será  un tema de competitividad y de regulaciones internacionales que exigirán a los productores a producir en comercio justo: consciencia humana y ambiental.

 

¿Qué factor clave crees que es importante para establecer una marca de ropa?

Decir una marca de ropa son muchos universos pero enfocándome en el sector lujo se necesita una gran comprensión del tiempo y conocimiento del mensaje e identidad de marca. Es decir saber lo que quieres decir y a quién se lo estás transmitiendo. Como consultora de imagen y desarrollo de marca mi objetivo es ayudar a las marcas a entender y definir su valor en el mercado para trazar estrategias de posicionamiento la cual es una suma de muchos esfuerzos en distintas áreas a un ritmo constante.

 

¿Cuál es el mayor obstáculo que tuviste que enfrentar como diseñadora de moda en Francia?

Abrir canales desde cero, venir a Francia como diseñadora mexicana representó abrirme sola toda clase de puertas.

Investigar todos los elementos necesarios para desarrollar mi colección, búsqueda de materiales, desarrollo de procesos específicos. Sí en México me había costado años de trabajo encontrar a las personas más capaces para cada proceso aquí tuve que conseguirlo en 3 meses. Lo mismo para producir y coordinar las campañas editoriales, buscar los medios comerciales adecuados para mi marca. Sin mencionar que producir en París es casi entre 7 y 10 veces más caro que en México para un diseñador independiente. A su vez presentarse en Paris Fashion Week fue muy competitivo tuve que convencer a un jurado experto y estricto.

Por otro lado los  obstáculos naturales de establecerte en un país como emprendedora los trámites los papeles, y completar todos los procesos para hacerlo posible. Así que fueron muchos retos a vencer. Todo ha sido muy difícil pero no significa que no lo haya disfrutado, a mí me gusta mucho hacer nuevos caminos, el potencial y el amor que le tengo al mensaje de mi marca es lo que me mueve a dar lo mejor de mí y  seguir abriendo canales para el diseño mexicano.

 

¿Qué te llama la atención del panorama actual del diseño mexicano y latinoamericano en París?

Creo que estamos en un buen momento, el diseño mexicano se está fortaleciendo y estamos buscando generar nuevos espacios para que tenga mayor visibilidad en París. Estoy trabajando con un grupo de diseñadores mexicanos expertos en Marketing y Merchandising de lujo para crear ventanas de diseño la primera será el showroom A.Mo Mx © que presentará a las mejores propuestas de moda mexicana al público internacional que se reúne en Paris durante cada Fashion Week.

 

¿Qué otros proyectos tienes para este año?

El año pasado trabajé con la Embajada de México con el encargado de Asuntos económicos el Licenciado Alfredo Ruíz Sanchez,  en generar un directorio de las Industrias Creativas. Investigué y contacté a profesionales con diversos perfiles por todo tipo de medios para identificar a quienes destacan por su trabajo en Francia, este año gracias a la CEMxF se pudo organizar el Primer encuentro de Profesionales de donde surgimos un grupo de  mexicanos que estamos tomando responsabilidad y hemos fundado” FICI”  Federation des Industries Creatives Internationales con el objetivo de enlazar internacionalmente a producciones y profesionales de la industria del arte la moda, el entretenimiento, cine y medios visuales para fortalecer a nuestro sector.

Por otro lado, continuó con la marca de moda recientemente abrí la línea de sombreros los cuales son producidos en México con un material natural de palmilla de la selva Lacandona, confeccionados por artesanos de León Guanajuato y  Michoacán. Es un material que he trabajado desde el inicio de mi carrera con el que empecé a experimentar en distintas formas y productos.

 

¿Algunos artistas, diseñadores mexicanos, que recomiendes?

Magsant tiene un trabajo muy fino de artículos de cuero para diferentes productos, Atelier Amareto: construyen calzado Bespoke son de los pocos en México que mantienen la construcción a mano y a la medida que es aprendida por generaciones, La rebocería dirigida por  Julio César Gómez quien trabaja en preservar las técnicas de tejido de rebozos de Calimaya buscando impulsar esta actividad económica de manera justa y digna para los artesanos y no permitir que se extingan las técnicas Calimayenses.

Y por otro lado la Arquitectura de Guillermo Siliceo, Memo Siliceo, no es diseño… pero para mí es una síntesis de lo que debería de plantearse el diseño (respeto por la naturaleza y sacralidad en sus procesos).

 

 

Agradecemos mucho la colaboración de Gala para este artículo.

Leave a Reply