10 preguntas a Miret Rodriguez.

Descubre con nosotras cómo llega a ser una mexicana tan importante en el mundo del arte en París.

 

Miret Rodriguez es una mexicana cuyo motor es el arte. Con más de 10 años fuera de México su piel se enchina al hablar de la idea de volver a México para impulsar a la gran cantidad de artistas que nuestro país ofrece.

 

¿Cómo te interesaste por el arte como profesión?

Durante mi infancia y mi adolescencia esperaba siempre con ansias las actividades culturales y creativas tanto fuera como dentro de casa. Enfocando mi energía moldeando barro, pintando cerámica, imprimiendo en textiles con serigrafía, jugando con las escalas y los acordes del piano, explorando la luz de la fotografía y redescubriéndome en el cuarto oscuro. Me pasaba los días confeccionando bolsas y blusas con tela de viejas prendas, visitando museos, descubriendo las artesanías de las ciudades mexicanas y europeas.

Al pensar de estas actividades como recreativas y no lucrativas abandoné a temprana edad la idea de poder dedicarme al arte y a la cultura si bien quería alimentar más que mi alma. Pensé erróneamente que tenía que explorar otro camino en la universidad.

Comencé mi licenciatura en el campo de las relaciones internacionales, pero a falta de abandonar mi verdadera pasión fallé. Fue lo mejor que me pudo pasar. Cambie de trayectoria que en retrospectiva fue más que nada un regreso a las artes. Me obsesioné por la historia del arte y se despertó en mí la vocación de promover artistas contemporáneos.

En la universidad estuve rodeada de artistas que comenzaban su carrera y empecé así, montando expos para dar a conocer su trabajo.

 

¿Cuáles son tus gustos, estéticos y culturales?

Aprecio, admiro y apoyo una obra coherente, estudiada y bien trabajada.

 

3 artistas vivos, emergentes, reconocidos que te han marcado

Emergentes: Swaantje Güntzel, Emilio Rojas y Omar Barquet
Establecidos: Ken Lum, Ai WeiWei y Prune Nourry

 

 

¿Por qué elegiste París como terreno laboral?

En cada esquina de París se respira la riqueza histórica. Los grandes movimientos artísticos de la cultura occidental del siglo XX prosperaron aquí y hoy es uno de los epicentros culturales establecidos que marcan la pauta en el mercado del arte.

Llegué en el 2014 para hacer una maestría especializada en la administración de empresas culturales, para aprender francés y para estudiar este fascinante ecosistema artístico que pronto espero atribuir en México.

 

¿Qué obstáculos enfrentaste al momento de comenzar?

Recién graduada de la licenciatura de historia del arte en Vancouver, Canadá, aspiré a trabajar en una galería de arte. El no haber vendido arte previamente y el no hablar mandarín (tenemos una población importante de coleccionistas chinos en Vancouver) me impidió lograr mi objetivo. Fue así como estos dos ‘obstáculos’ se convirtieron en retos. El primero lo superé fundando una galería efímera y aún sigo trabajando en el segundo reto. En Francia, naturalmente los cambios culturales y el idioma me pusieron en desventaja, pero fue algo muy bonito encontrar el balance entre aculturarme y mantener mi ‘mexicanidad’.

 

¿Cómo defines la oferta de tu trabajo como curadora, qué necesidades busca responder?

Es una profesión muy vital. Es necesario que haya un mediador entre el público y el arte. Como curadora y consejera artística acompaño a mis clientes—sean artistas, coleccionistas, galeristas o emprendedores artísticos—a lograr sus objetivos. Las misiones pueden variar desde conseguir una galería para un artista, atraer nuevos coleccionistas a las galerías, crear la narrativa de una exposición, redactar reseñas de artistas, orientar la compra de obras de arte, diseñar una estrategia de comunicación, aumentar la venta de arte en línea, coordinar manifestaciones artísticas, dirigir residencias artísticas, etc.

 

¿Qué corrientes artísticas promueves y defiendes?

La pintura y el dibujo contemporáneo me apasionan en toda su elasticidad. Aprecio sobre todo un trabajo reflexionado con técnicas bien ejecutadas. Me interesan muchísimo también las nuevas tecnologías y las maneras en las cuales los artistas de hoy las exploran.

 

México ¿dónde se posiciona en cuanto a producción y oferta artística?

Tenemos muy buenas propuestas artísticas y varios artistas emergentes super interesantes en quienes podemos apostar con fuerza. Creo en la democratización del arte y en ese aspecto México tiene muchísimo potencial.

 

Cuando tienes ganas de ver nuevas propuestas artísticas en París ¿a dónde vas?

No son ganas, es realmente una necesidad de tener una dosis cotidiana de exploración en línea, de salones, de inauguraciones y de visitas de estudios de artistas. En París, la escena del arte es interminable y aun así no puedo contentarme en solo poner atención en lo que pasa aquí. Tengo siempre otro ojo monitoreando lo que pasa en la escena del arte alrededor del mundo. ¡Gracias internet!

 

Nosotros Los Contemporáneos le agradecemos a Miret Rodriguez el tiempo que nos dedicó para la entrevista y la pasión que entrega para seguir empujando al arte mexicano.

 

Photo by Isabelle Teran

 

Leave a Reply