• Home
  • /
  • Food
  • /
  • Una escapada a la costa de Normandía

Una escapada a la costa de Normandía

Estaba buscando tranquilidad cerca de París y me fui el fin de semana a Deauville y Trouville. Dos ciudades ubicadas en la Côte Fleurie, en el departamento de Calvados en la región de Normandía. Deauville es conocida por sus hoteles, tiendas de lujo, casino, hermosos chalets, el Festival de Cine Deauville y el Hipódromo de La Touques donde se realiza el campeonato mundial de polo. También conocida por “Les Planches” el paseo de madera al borde del mar que fue construido en 1923 para que las mujeres pudieran proteger sus elegantes vestidos de la arena, lugar que Coco Chanel y Colette frecuentaban. Esta ciudad inspiró a Gabrielle Chanel a inventar el estilo deportivo que cambiaría el curso de la historia de las mujeres. Algunos pensaran que su primera tienda se ubica en el edificio 31 Rue de Chapon en París pero fue en Deauville donde Coco Chanel abrió su primera tienda de moda en 1913 en el número 11 de Avenue Lucien Barrière. Deauville también sirvió de escenario para la película dedicada a su vida Coco Avant Chanel.

Aparte de descubrir lugares históricos y culturales, los fines de semana me gusta ir a los mercados locales así que aproveche que era sábado y fui a Place du Marché, donde venden fruta, verdura, miel, flores y deliciosos quesos locales. A unos pasos está La Place Morny, hice una parada en la terraza de Le Morny’s Café para tomar algo y relajarme al estilo francés. A unas cuadras se encuentra Villa Gabrielle un restaurante en honor a Coco Chanel y en contra esquina el famoso Hotel Le Normandy. Traté de imaginar cómo era la vida en estas calles a principios del siglo XX, no por nada la Place Yves Saint Laurent se encuentra rodeada de tiendas como Louis Vuitton, Hermès, Ralph Lauren, Printemps con fachadas pintorescas al estilo normando. Después de pasar por el famoso Casino Barrière continúe hacia Le Point de Vue un espacio de exhibiciones frente al mar construido por Georges Wybo arquitecto del Hotel George V en París. Actualmente exhiben una serie de fotografías de la excéntrica Françoise Sagan: Vida y Libertad, Escritura y Necesidad. Más tarde fui a recorrer el Hipódromo de La Touques pero las carreras comienza en Marzo, así que continue hacia la Villa Strassburger, una mansión anglo-normanda que fue parte de la familia de Gustave Flaubert y se puede visitar reservando con cita.

Al llegar la noche me dirigí a Trouville, el poblado vecino que antiguamente era un puerto dedicado exclusivamente a la pesca. Con ese dato fui directo a cenar a una institución frente al puerto Les Vapeurs, una brasserie estilo art deco, decorada con cuadros de Savignac, los platillos populares son los mejillones con papas a la francesa y el plateau de fruits de mer. Terminé satisfecha después de unas copas de vino y cerré la noche con un digestivo de Calvados cortesía de la casa que no se pueden perder. Trouville se popularizó gracias a las pinturas de Charles Mozin que a mediados de 1800s llamaron la atención de adinerados parisinos que iban al Louvre en busca de un nuevo lugar para vacacionar. Después de solo ser un puerto pesquero empezaron a construir chalets y villas frente a la playa conocidas por su particular arquitectura. Monet inmortalizó una de esas joyas arquitectónicas como el Hotel des Roches Noires abierto en 1870, un lugar que Marcel Proust y Marguerite Duras frecuentaban. El paseo de madera conocido como “Savignac”en la playa de Trouville también tiene un papel central en los cuadros de Monet. Fue construido en 1867 y nombrado por el ilustrador Savignac, sus obras aun se pueden apreciar por las calles de Trouville.

Este pequeño pueblo jamás pudo ser opacado por Deauville, ya que siempre fue considerado un refugio de artistas en busca de inspiración como Alexandre Dumas y Gustave Flaubert. El domingo recorrí el paseo de Savignac hasta llegar a Villa Montebello construida en 1865, esta mansión fue la casa de verano de Napoleón y propiedad de varios dueños hasta que el gobernador de Trouville en 1939 decidió volverla un espacio cultural donde ahora se encuentra un atelier y el museo de la ciudad.

Una excelente manera de conocer Trouville es explorando sus calles caminando. Recorrer el Boulevard Fernand Moreuax disfrutando del sonido de las gaviotas, con múltiples restaurantes para los amantes del pescado y los mariscos junto a otros productos locales. Deuville y Trouville son ideales para ir en verano pero se pueden disfrutar en cualquier temporada del año, así que ya saben si quieren cambiar el Río Sena por un rato de mar, sol y arena se los recomiendo.

 

¿Cómo llegar?

A tan solo dos horas de París pueden tomar el tren desde Gare Saint Lazare a la estación Deauville-Trouville o en coche por la carretera A13.

 

Sitios Recomendados

Place du Marché abierto Lunes, Viernes y Sábados

Le Morny’s Cafe

6 Place de Morny, 14800 Deauville

Villa Gabrielle

85 Eugène Colas Street, 14800 Deauville

Hotel Le Normandy

38 Rue Jean Mermoz, 14804 Deauville

Casino Barrière

2 Rue Edmond Blanc, 14800 Deauville

Le Point de Vue

7 Rue de la Mer, 14800 Deauville

Hipódromo de La Touques

45 Avenue Hocquart de Turtot, 14800 Deauville

Villa Strassburger

2 Avenue Strassburger, 14800 Deauville

Les Vapeurs / Les Voiles

160 Boulevard Fernand Moureaux, 14360 Trouville-sur-Mer

Brasserie Central

158 Boulevard Fernand Moureaux, 14360 Trouville-sur-Mer

Villa Montebello

64 rue General Leclerc, 14360 Trouville-sur-Mer

 

 

 

 

One Comment

Leave a Reply